BLOG

La vez que perdí a mi peludo

131. La vez que perdí a mi peludo-min

Espero que no hayas tenido que pasar por esto, pero para quienes ya lo vivieron sabrán que una de las experiencias más feas que puede haber es perder a tu mascota y quiero compartir mi historia contigo para que no tengas que pasar esta horrible situación. Tengo una hermosa peluda, una French Poodle, se llama Camila, le encanta salir a pasear, es sociable y muy cariñosa, hace un par de meses llegué tarde a mi casa y mi pobre perrita estaba ávida por su paseo diario, yo estaba muy cansada, había sido un día muy pesado, sin embargo, Cami no tenía por qué pagar los platos rotos, así que decidí salir con ella. 

Cerca de casa hay un jardín donde siempre hay niños y muchos perrunos, siempre vamos a ese lugar, lo conocemos muy bien, la solté y dejé que jugara un rato, me senté en una banca y por minutos cabeceaba, el sueño me vencía, cuando me reincorporé y llamé a Camila ya no estaba, la busqué por todos lados, recorrí todo el jardín y la desesperación cada vez era más fuerte, al principio pensé que solo estaba un poco lejos, hasta que después de media hora me di cuenta que simplemente ya no estaba ahí, lo peor de todo fue lo culpable que me sentí de no haber estado atenta a ella, regresé a casa por ayuda, ya era tarde y estaba oscuro, pero no importaba porque para mí cada minuto era una posibilidad de que estuviera más lejos. 

Lamentablemente esa noche no la encontramos, por supuesto que no pude dormir y lloré bastante, confiaba en que alguien vería su placa y la regresaría, al día siguiente comencé a poner su foto en carteles por todos lados. Perder a alguien de tu familia es muy doloroso, pasaron los días y no podía alejar de mí la culpa y la tristeza. Después de una semana y media, por fin me llamaron, una familia la había encontrado y la tenía con ellos, hasta que vieron el cartel y me contactaron y así pude recuperar a mi querida Camila. He contado esta historia varias veces porque me marcó mucho y en una veterinaria me dieron el dato del microchip de mascotas, ¿lo conoces?, me pareció una maravilla, sigue que te cuento.

El microchip de mascotas es un dispositivo del tamaño de un grano de arroz que se introduce en nuestro peludo, pero no te preocupes no duele, ya que es como una inyección rápida. Seguro que te preguntas cómo funciona, pues contiene un número de identificación que se relaciona con tus datos para que si en algún momento se extravía tu mascota puedan saber a qué familia pertenece, incluso si le quitan o pierde su placa. 

El microchip de mascotas funciona con un lector que cada vez tienen en más lugares, como perreras, veterinarias y albergues, así que las posibilidades de que vuelva casa son mayores, así que tomé la decisión de aplicar el microchip de mascotas y claro, cuidar más a mi Cami cada vez que salimos. 

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest