Lo que no sabías sobre la fisioterapia veterinaria

la fisioterapia veterinaria en Mr. Can

Por lo regular la palabra fisioterapia se relaciona con el campo de la medicina humana para la rehabilitación, son pocas las personas que saben que existe este misma disciplina de la medicina en animales. Se sabe, por ejemplo, que la fisioterapia humana existe desde hace décadas en humanos, que esta ayuda con diversas técnicas, como el masaje y la hidroterapia, a regenerar la movilidad de tejidos blandos. En animales, la fisioterapia veterinaria, sin embargo, es relativamente nueva, desde hace 30 años.

Como todo en medicina, los avances han llegado a la veterinaria. Actualmente, existen avanzadas técnicas quirúrgicas y conocimientos médicos para ayudar a la rehabilitación de un animal a través de la fisioterapia veterinaria. Esto ayuda a que más pacientes veterinarios sobrevivan a condiciones médicas más complejas y graves. La fisioterapia veterinaria, sin duda, es un elemento clave para ello.

Entonces, ¿qué es exactamente la fisioterapia y cómo puede usarse para ayudar a un paciente veterinario?

Entendamos que la fisioterapia utiliza enfoques físicos para promover, mantener y restaurar el bienestar físico, psicológico y social. Esta es la definición dada para la fisioterapia en el mundo médico humano, sin embargo, sigue siendo válida y precisa para cuestiones veterinarias.

Después de cualquier tipo de problema de salud, ya sea una condición médica o una intervención para una condición ortopédica o neurológica, muchas mascotas se ven significativamente afectadas con respecto a su función. La recumbencia (estar acostado o en reposo), ya sea debido o no a una incapacidad después de una enfermedad médica severa, dolor o impuesta por el cirujano después de una cirugía compleja, induce a una pérdida muscular y rigidez en los músculos y articulaciones, así como a otras complicaciones relacionadas con los sistemas cardiovascular, respiratorio y psicológico.

El fisioterapeuta veterinario puede utilizar diferentes habilidades prácticas con el objetivo de promover y acelerar la recuperación a una buena función independiente, mantener y prevenir el desarrollo de complicaciones secundarias prevenibles y esencialmente restaurar al paciente veterinario a un buen estado funcional.

¿Qué estrategias de fisioterapia veterinaria se pueden utilizar?

Las estrategias de fisioterapia veterinaria utilizan la combinación de diferentes técnicas de tratamiento que incluyen:

Terapias de Movimiento; que van desde el rango pasivo de movimiento de las extremidades y articulaciones (es decir, el movimiento sin “esfuerzo”), a la caminata asistida, a la carrera de obstáculos para el paciente muy avanzado

Terapias Manuales; Incluyendo técnicas prácticas de movilización graduada para aflojar la rigidez de las articulaciones o el dolor.

Técnicas de tejidos blandos; Incluyendo técnicas de masaje y técnicas de liberación miofascial dirigidas a aflojar las tensiones en y entre los tejidos blandos. Estas diferentes técnicas pueden usarse tanto en el entorno terrestre como en el acuático, como el entorno de hidroterapia, y la aplicación de tales regímenes de ejercicio y técnicas prácticas han demostrado consistentemente que mejoran la función física del paciente veterinario.

La aplicación de técnicas fisioterapeutas tratadas en el paciente veterinario requiere un conocimiento profundo de la anatomía, la fisiología y los patrones de movimiento del paciente, así como los comportamientos típicos y las estrategias de comunicación. Con estos puntos clave de conocimiento, el terapeuta debe poder aplicar un régimen de tratamiento de fisioterapia efectivo en la mayoría de las especies domésticas.